Restauración.

 

 

Las vidrieras sufren deterioro con el paso del tiempo. Tanto la roturas de los vidrios como las de los plomos son perfectamente reparables y en este proceso se vuelve a dejar la vidriera en su estado original. Por nuestras manos han pasado las vidrieras de San Martín de Frómista y colecciones privadas de Maumejean, por citar algunas. En esta GALERÍA puede ver algunos trabajos de restauración.